El BdE con Alemania y Holanda: Sánchez disparó el déficit antes de la pandemia

Banco de España

El organismo también apunta que el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) colaboró en la desaceleración del empleo.

El Banco de España atribuye el sonrojante aumento de déficit que el pasado año registró la economía española al incremento de las pensiones y sueldos de funcionarios, al tiempo que puntualiza que el repunte de la desviación no es la primera que se produce desde 2012 sino que lo lleva hasta 2009.

“El déficit del conjunto de las AAPP aumentó en 2019 hasta el 2,8% del PIB, lo que supone su primer aumento desde el año 2009, si se excluyen las ayudas financieras. Dicho empeoramiento se debió a un incremento de los gastos mayor que el de los ingresos, consecuencia, principalmente, de las medidas adoptadas en el primer trimestre de 2019” explica el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos en un documento sobre la economía española que ha publicado hoy. Y concreta: “Los mayores incrementos se dieron en las prestaciones sociales [que crecieron un 6,3% por el aumento de las deducciones familiares y las prestaciones de desempleo, y por la revaloración de las pensiones con el IPC] y en la remuneración de asalariados“.

De esta manera, el supervisor matiza a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que la pasada semana afirmó en el Congreso que la desviación del déficit se debió al incremento de gasto por parte de las comunidades. “Quiero pensar que fue un año excepcional, las comunidades no pueden tener un incremento del gasto del 5,5%”, aseguró la también portavoz del Gobierno señalando a los compromisos electorales de los gobierno regionales como motivo principal de esta desviación.

Montero, asimismo, destacó el compromiso del Gobierno para con la reducción del déficit, algo que Banco de España también desmiente. “La reducción observada en el déficit público durante la última fase de recuperación se habría debido fundamentalmente al efecto del ciclo económico y a la disminución de la carga de intereses“, afirma el regulador, y no al esfuerzo de las administraciones.

El impacto del SMI sobre el empleo

El documento, en el que se analiza la evolución de la economía española en 2019, señala también que la creación de empleo sufrió una sensible moderación. Y aunque esas advertencias han perdido peso dato que la crisis del coronavirus ha cambiado totalmente el contexto, el BdE afirma, como ya ha hecho en otras ocasiones, que el incremento del salario mínimo interprofesional pactado por PSOE y Podemos explica, al menos en parte, esta situación.

“Esta desaceleración del empleo a lo largo de 2019 podría obedecer a diferentes factores, entre ellos, al aumento del 22,3% del SMI aprobado a principios de año”, a lo que añade que los datos muestran “una mayor desaceleración del empleo entre los menores de 30 años, especialmente en aquellos de entre 16 y 19 años, y una peor evolución del empleo en las CCAA y provincias con más presencia de colectivos con mayor incidencia del SMI“.

El Mundo

Deja un comentario