Estupor en el sector turístico por las críticas del ministro Garzón, al que piden que dimita

Iglesias Garzón comunismo

Exigen respeto para la que es la industria que más empleo y riqueza genera en el país y reclaman una rectificación.

En sesión parlamentaria, el ministro de Consumo, el malagueño Alberto Garzón, aseguró que España es un país especializado en sectores productores de bajo valor añadido como la hostelería, el turismo, de los que también destacó su precariedad y estacionalidad con hoteles que abren seis meses y otros seis cierran. Considerando que ello ha llevado a una debilidad estructural que en situaciones de crisis como la actual se tienen menos instrumentos para salir adelante. Todo ello, después de que ya en otra comparecencia, Garzón se encargara de recomendar no reservar vacaciones para este verano. Las declaraciones han levantado ampollas en una industria que es el motor de la economía y que lleva paralizado desde marzo. Con indignación, el sector llegó ayer a pedir su dimisión y a exigir respeto para los empresarios y empleados. La Mesa del Turismo ha exigido una rectificación «inmediata» o la dimisión del ministro de Consumo y ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «ponga orden» en el Ejecutivo.

El presidente de esta asociación, Juan Molas, ha lamentado que «un ministro de España se pronuncie con tanto desprecio sobre un sector que lidera el ranking mundial de competitividad turística según el Foro Económico Mundial». La Mesa del Turismo considera «inaceptable» que el ministro «demuestre semejante ignorancia y desconocimiento sobre el sector turístico español, puntero a nivel internacional y reconocida referencia del I+D aplicado a su ámbito».

El presidente de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha arremetido contra el que también es coordinador federal de IU, al que ha advertido que «es inaceptable y ofensivo que un ministro que no ha aportado nada más que declaraciones ridículas durante esta crisis sanitaria descalifique de manera tan irresponsable a la industria turística española, que da trabajo a cientos de miles de familias y aporta casi el 15% de la riqueza de nuestro país». Salado aseguró que Garzón «resta valor añadido al Gobierno y a la política española cada vez que habla», a la vez que le exigió «respeto» para el sector de la hostelería y turístico español.

Declaraciones «destructivas»

El presidente de Turismo Costa del Sol ha pedido al ministro de Consumo que rectifique y pida perdón a los trabajadores y empresas de esta industria, a la par que le aconseja que «se informe mejor antes de hacer declaraciones tan destructivas, tan irrespetuosas y tan falsas. Parece mentira, resulta vergonzoso, que alguien que es diputado por Málaga muestre en público semejante desconocimiento, ignorancia y desprecio sobre un sector del que España es líder mundial», afirmó Salado, quien aseguró que las palabras de Garzón han provocado un «profundo malestar» en el sector turístico de la Costa del Sol. Salado instó también al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que «ponga un poco de orden en su Consejo de Ministros. El Ejecutivo está aportando más destrucción que reconstrucción al tejido productivo español y a sus empresas, autónomos y trabajadores».

En este sentido, señaló que «el Gobierno debería dedicarse a pagar en tiempo y forma las nóminas de los trabajadores afectados por ERTE, que ya llevan dos meses de retraso, a ayudar a la recuperación de la actividad económica, en lugar de atacar sistemáticamente a una industria que aporta tanto empleo, riqueza y bienestar a nuestros país y, especialmente, a nuestra provincia», dijo el presidente de la Diputación.

El presidente de Turismo Costa del Sol exigió «mismo respeto y trato que el Gobierno da a otros sectores» para los trabajadores y empresas del sector hostelero y turístico. Además recordó que también fue Garzón el ministro que recomendó no reservar vacaciones y pertenece al mismo partido de la ministra de Trabajo, que ya da por cerrados los hoteles hasta final de año, «cuando la Comisión Europea aboga por retomar la actividad», matizó el presidente de la Diputación de Málaga.

Desconocimiento

Tras visitar el municipio malagueño de Guaro, el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, se refirió a las declaraciones de Garzón y aseguró que demuestra un gran desconocimiento del sector y de cómo se mueve el empleo no sólo en Andalucía sino en el conjunto de España. «Si le parece a Garzón que el turismo no es una parte esencial de la economía pues creo que son unas declaraciones desafortunadas», señaló Marín, para advertir que estas afirmaciones «dicen muy poco de la cercanía del Gobierno de España a la realidad del conjunto de los españoles».

El consejero le recordó que esta industria sólo en la Comunidad andaluza genera 429.000 empleos, aporta 22.000 millones de euros al PIB y además supone una tasa de casi el 14% de los puestos de trabajo en la región. Y en España supera el 11%. «Si esto le parece al señor ministro que no es una cuestión a tener en cuenta a la hora de valorar al turismo creo sencillamente que se equivoca», afirmó. Además, confió en que tanto Garzón como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias, rectifiquen. «Cada vez que rectifica un ministro acierta», precisó.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, preguntó si «¿es poco valor añadido situar a España en el mundo, generar 430.000 empleos, aportar 22.000 millones al PIB y casi 14% del empleo de Andalucía?», para seguidamente afirmar que «tras 60 días sin ingresos el sector merecía otra cosa: bajada del IVA, extensión de ERTE y promoción turística».

Asimismo, el presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez, no pudo contener su malestar al conocer las declaraciones de Garzón: «¿Cómo es posible que un malagueño, conocedor de lo que el turismo supone para Málaga, tenga la desfachatez de decir que es una industria de bajo valor añadido, con hoteles que abren sólo seis meses y con empleos en precario?». Muy molesto señaló que «si todo lo que hace al frente del Ministerio de Consumo es así, es mejor que se vaya». Sánchez exigió respeto para los empresarios que han invertido ingentes cantidades en los destinos y ahora encaran la mayor crisis y para unos empleados que están pasando por el peor de los trances.

Una «estupidez»

El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé, fue rotundo: «las declaraciones de Garzón es como si yo hablo de la fusión nuclear. Es la misma estupidez». Sin embargo, le pidió que siga el consejo que siempre le han dado sus padres: «hay que callar cuando no sepas de un tema para evitar mostrar el desconocimiento». Callejón se lamentó de que «en estos momentos tan complicados es cuando se ve lo que tenemos por gobernantes».

Importante para Málaga

«No entiendo las declaraciones de un ministro que además es de Málaga, donde el turismo tiene tanta importancia», afirmó el vicepresidente primero de la Diputación, Juan Carlos Maldonado, del partido de Ciudadanos, en una rueda de prensa para presentar las medidas de apoyo a las empresas y autónomos dentro del ‘Plan Málaga’. Maldonado, a preguntas de este periódico, indicó que las declaraciones de Alberto Garzón se califican «por ellas sola».

Por su parte, el diputado del PP por Málaga y portavoz nacional del PP, Pablo Montesinos, ha exigido a Garzón que rectifique y pida disculpas y en caso de no hacerlo ha emplazado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que le inste a rectificar y «ponga orden en el gabinete».

Diario Sur

Deja un comentario