Venezuela pide al BoE poder vender oro urgentemente a través de la ONU

El Banco Central de Venezuela (BCV) inició gestiones para conseguir negociar parte del oro que tiene depositado en el Banco de Inglaterra, ofreciendo canalizar los fondos a través de una entidad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para afrontar la crisis del coronavirus, dijeron dos fuentes con conocimiento de los contactos.

Con 329 casos por el virus en el país, las autoridades y sus asesores legales intentan todas las maneras de persuadir a la institución financiera británica que desde hace meses mantiene congeladas 31 toneladas de oro de Venezuela, una vez que el gobierno británico y otros 50 países desconocen el mandato del presidente Nicolás Maduro.

La propuesta que armaron funcionarios y asesores legales del gobierno de Maduro es que el banco británico venda parte del oro y le entregue el dinero al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señaló una de las fuentes.

El PNUD dijo en respuesta a un pedido de comentarios que han sido contactados por el gobierno venezolano para buscar mecanismos que permitan usar fondos del BCV colocados en bancos extranjeros.

“Recientemente se ha contactado al PNUD para explorar mecanismos para utilizar los recursos existentes en poder del Banco Central de Venezuela en instituciones financieras fuera del país con el objetivo de financiar los esfuerzos en curso para abordar las urgentes necesidades humanitarias, de salud y socioeconómicas derivadas de la pandemia COVID-19”, dijo un vocero del PNUD.

En paralelo a la operación diplomática y legal, el oficialismo continuó retirando lingotes del Banco Central en las últimas semanas para obtener liquidez, señalaron otras tres fuentes que supieron de los movimientos en momentos que la nación OPEP está en cuarentena nacional para controlar la pandemia.

Maduro enfrenta desde hace más de un año una caída severa de ingresos en divisas por el desplome de la producción petrolera y las sanciones financieras de Estados Unidos, una reducción que ha compensado a medias con exportaciones de oro de minas artesanales y lingotes que por décadas habían estado en reserva.

A medida que los problemas financieros crecen con el aumento de las sanciones y la menor cotización del precio del crudo, el oro resulta para el gobierno socialista un mecanismo efectivo para obtener dinero a corto plazo en países aliados.

Reuters no pudo precisar cuántas toneladas del oro en el Banco de Inglaterra solicitaron las autoridades venezolanas y tampoco en qué nivel están las conversaciones.

El Banco de Inglaterra declinó hacer comentarios sobre las relaciones individuales con los clientes. El ministerio de Información de Venezuela y el BCV no respondieron a solicitudes de información.

Desde finales de 2018, funcionarios del Banco Central y del gobierno de Maduro han viajado a Londres para intentar movilizar parte del oro sin ningún éxito, según dijeron fuentes financieras. Los lingotes que están en la institución equivalen a unos 1.600 millones de dólares.

Venezuela se estaría quedando sin reservas de oro y divisas

Desde que inició en marzo la cuarentena por el brote de coronavirus, los empleados del BCV oficialmente no están yendo a trabajar a la sede del emisor. Pero bajo la urgencia financiera de Maduro se reactivaron las actividades en un ala del edificio para retirar oro de las bóvedas, dijeron tres fuentes conocedoras de la operación.

Al menos unas ocho toneladas de oro han salido del banco bajo la cuarentena, dijo una de las fuentes, que como las otras dos hablaron en condición de anonimato. No está claro cuántas operaciones se efectuaron para trasladar las toneladas de oro en medio de la crisis del coronavirus, ni el destino que tuvieron los lingotes.

Los datos oficiales sí reflejan que en el período del 14 al 24 de abril las reservas cayeron más de 500 millones de dólares.

Una parte del dinero que se obtuvo con la venta de oro se empleó para adquirir insumos para procesar gasolina, bajo una crónica escasez de combustible que vive el país desde marzo, agregó otra de las fuentes consultadas, que no pudo detallar cómo fue el pago.

Ya entre finales de 2019 e inicios de 2020 fueron retiradas seis toneladas de la sede del emisor para recibir euros en efectivo, que después Banco Central canaliza a través de la banca local y el gobierno usa para pagar a proveedores. [nL1N2B41FU]

Con el último retiro, el Banco Central aún tendría más de 80 toneladas de oro en sus bóvedas, según las fuentes. A principios de 2019 tenía 129 toneladas.

Reuters

Deja un comentario