Bruselas pone fin a la ‘tasa Google’ de Sánchez: Lo recaudado irá al Presupuesto comunitario

Pedro Sánchez Ursula Von der Leyen

El Ejecutivo tenía previsto recaudar 850 millones para las arcas del Estado, pero la Comisión Europea propone crear una ‘tasa Google’ homogénea en la UE y que lo recaudado vaya al Presupuesto comunitario.

Con las medidas propuestas esta semana, la Comisión Europea (CE) ha dado al traste con los planes del Gobierno de incrementar su recaudación con nuevos impuestos como la ‘tasa Google’, con la que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tenía previsto ingresar 850 millones de euros al año para las arcas públicas.

El proyecto de ley de este impuesto se encuentra en tramitación parlamentaria, y una vez aprobado gravará con un 3% a las empresas que facturen 750 millones de euros a nivel global e ingresen 3 millones en suelo español, por actividades como la publicidad online, la intermediación en línea (la comisión de intermediación y las redes sociales) y los servicios de transmisión de datos.

España no ha querido esperar a que se llegara a un consenso en el seno de la OCDE para imponer un impuesto conjunto y homogéneo en todos los países que son miembros de esta organización, pese a las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, pero ahora Bruselas le ha advertido que ya tiene un plan para este impuesto.

En concreto, la Comisión Europea ha propuesto la creación de un Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros para ayudar a todos los países de la UE a hacer frente a la crisis que ha provocado el coronavirus. Este dinero se financiará con deuda emitida por la Unión, pero hará falta dotar de más recursos al presupuesto comunitario para poder afrontar en el futuro el pago de esas deudas.

Uno de los nuevos impuestos de la UE

Para evitar que los países tengan que poner más dinero al presupuesto comunitario, la Comisión propone crear nuevas fuentes de ingresos, como “impuestos medioambientales y a las emisiones de CO2, impuestos en aduanas, al plástico y un nuevo impuesto digital”.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, apuntó expresamente a que la Unión estaría atenta al consenso alcanzado en el seno de la OCDE para adoptar ese impuesto digital, la llamada ‘tasa Google’, con lo que cuenta con esa fuente de ingresos. 

La ministra de Economía, Nadia Calviño, que esta misma semana urgió al Congreso a que apruebe cuanto antes la ‘tasa Google’ y también la ‘tasa Tobin’ ante la necesidad del Estado de aumentar la recaudación, ha admitido en muchas ocasiones -al igual que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero- que el impuesto español se armonizaría con el europeo cuando la UE se pusiera de acuerdo en un modelo de tributo homogéneo para todos los países.

Sin embargo, no contaba con la posibilidad de que la UE propusiera quedarse con lo recaudado para poder ayudar a los países. Fuentes del Ministerio de Hacienda señalan que esperan a conocer qué aprueba la Comisión para repensar sus planes.

140.466 millones para España

En cualquier caso, España recibirá -según los cálculos iniciales- 140.446 millones de euros si sale adelante la propuesta de la CE. Un montante que podría ayudarle a compensar los gastos y corregir el déficit público, que este año se disparará hasta el 11% del PIB.

No obstante, una proporción muy alta de esa cantidad (unos 104.000 millones) tendrán que destinarse a financiar reformas estructurales -previamente aceptadas por la Comisión- que garanticen el crecimiento sostenible a largo plazo y la sostenibilidad presupuestaria del país.

España deberá devolver 63.122 millones de esos 140.000, ya que le serán concedidos en forma de préstamos que el país tendrá que devolver con intereses. El resto serán ayudas a fondo perdido.

Vozpopuli

Deja un comentario