El estudio que desmonta la meritocracia: “Es falso que con esfuerzo puedas conseguir lo que quieras”

España - Pobreza infantil

Una investigación demuestra que en España el éxito económico no se alcanza gracias a los méritos de cada uno. Pesan más otros factores como la educación de los padres, el tamaño de la familia, el tipo de escuela, la ocupación del padre y el entorno cultural. “Tendemos a sobredimensionar los méritos, porque la verdad es que las ventajas familiares son determinantes en el nivel de renta al que se llega de adultos”, señala Pedro Salas-Rojo, uno de los autores del estudio.

Desde pequeños lo escuchamos en la escuela y en nuestros hogares. “Hay que esforzarse, estudiar mucho, porque solo así conseguiremos un buen trabajo el día de mañana”. Nos educan en la llamada cultura de la meritocraciaNos repiten hasta la saciedad que nuestros logros económicos van a depender únicamente de lo que consigamos por nosotros mismos.

Ahora un estudio viene a echar por tierra esta teoría. “Hay una narrativa muy establecida de que con esfuerzo puedes conseguir lo que quieras, pero es falso, nosotros lo que hemos encontrado es que en España no ocurre así. El 44% por ciento de las diferencias de renta en nuestro país son explicables directamente por desigualdades de origen, por factores que nada tienen que ver con lo que uno haga en la vida, sino que vienen determinados. No se eligen, ni se pueden evitar” explica a NIUS Pedro Salas-Rojo, uno de los artífices del estudio, investigador de la Universidad Complutense de Madrid (ICAE) y de EQUALITAS. “Eso no quiere decir que en el resto de casos, en el 56%, el nivel de renta que tengas dependa solo de ti, de tu esfuerzo. Se trata de un residuo en el que entran muchos factores más difíciles de determinar, incluida la suerte”, añade el investigador.

“Lo novedoso de este estudio es que hemos podido precisar, con las variables que controlamos, ese mínimo del 44% de la población -que probablemente sea mayor- para el que las ventajas y desventajas familiares y el entorno en el que han crecido han determinado con claridad el éxito o el fracaso económico que han alcanzado en su vida adulta“, asegura.

Factores que determinan las desigualdades

Esta investigación viene a establecer los límites del ascenso social. “Lo que mostramos es que ese ascensor social está bastante averiado, porque que llegue arriba depende de muchísimos más factores que nada tienen que ver con nuestro propio esfuerzo”, recalca Salas-Rojo. “A nivel global, a nivel social, lo que realmente determina nuestro éxito económico es sin duda el lugar de partida, el punto de origen”.

El estudio parte de la encuesta Desigualdad social y Movilidad Social en España, realizada por el CIS a 2.500 entrevistados adultos. “Es un cuestionario muy grande que tiene muchísimas preguntas de su nivel de renta, de factores socioeconómicos, de educación, etc. y nosotros simplemente hemos recibido los datos y los hemos analizado”, explica el experto.

Ese análisis lo han hecho a cuatro manos dos investigadores de la Universidad Complutenese de Madrid (el propio Pedro Salas-Rojo y Juan Gabriel Rodríguez) y dos de la Universidad de La Laguna en Tenerife (Leopoldo Cabrera y Gustavo A. Marrero).

El resultado lo recoge el artículo Desigualdad de oportunidades. Nuevas visiones a partir de nuevos datos, donde se analiza el peso de los distintos factores que determinan la desigualdad de renta en España. “La educación de los padresla ocupación del padreel número de hermanosel tipo de colegio al que fuistelas actividades culturales que realizabas con tus padres… Todos estos factores influyen mucho a la hora de obtener mayores o menores ingresos“:

  1. El nivel de educación de los padres (28,01%): Es el factor que más influye. “El nivel educativo de tus padres va a afectar muchísimo tu nivel educativo y eso se verá reflejado en tus ingresos futuros. Hemos comprobado que si tus padres fueron a la Universidad es muy posible que tú también vayas a la Universidad y por tanto tengas mejores trabajos”, asegura Salas-Rojo. “El porcentaje de individuos con estudios universitarios es casi del 65% cuando el padre tiene también estudios universitarios, mientras que se reduce a sólo el 16% cuando el padre tiene estudios básicos“, revela. Otro dato. Un año más de educación de los padres implica una ventaja de aproximadamente un 2% más de ingresos para los hijos, según el estudio.
  2. El tamaño de la familia (26,8%): “Esto es especialmente llamativo”, indica Salas-Rojo. “Las familias con muchos hijos ( incluso dos o tres) y pocos recursos económicos deben elegir cuáles de ellos van a la universidad, a cuáles les van a poder pagar una estancia fuera, si es que pueden, y por tanto sus oportunidades no son las mismas que las de un hijo único o un hijo con pocos hermanos en una familia acomodada.
  3. El tipo de escuela (14,5%): “La que más eleva los ingresos es la privada, seguida de la concertada , y por último, de lejos, por la pública”, revela Salas-Rojo. “Lo importante no parece ser lo que hayas  aprendido, sino en dónde y con quién”, destaca. “Si vas a escuelas privadas o concertadas allí vas a poder establecer mejores redes sociales, podrás hacer contactos que luego te permitirán conseguir mejores empleos”. Estudiar en un privado brinda una ventaja media de un 20%, en un concertado, alrededor de un 13%, según señala el estudio. “El mercado laboral discrimina de facto a individuos con habilidades y educación similares, pero con circunstancias distintas“, confirma Salas-Rojo.
  4. La ocupación del padre (12,4%): “El tipo de trabajo del padre es un indicador claro de la clase social y también condiciona los futuros ingresos económicos de sus hijos”, explica el investigador. “Nuestro estudio concluye que tener un padre de la clase media proporciona un 15% más de ingresos que tener un padre de clase baja. Y tener un padre de clase alta aumenta los ingresos en más de un 20%”, destaca.  El grupo de entrevistados que dijeron ser directivos, administradores, técnicos y profesionales de alto nivel es del 38% cuando el padre pertenece la clase alta, y solo del 14% cuando el padre es un trabajador no cualificado.
  5. El entorno cultural en la infancia (9,2%): “Encontramos que el tipo de actividades culturales que se desarrollan en familia, como que se fomente la lectura en casa, que se hagan visitas o viajes culturales… también tiene un impacto positivo posteriormente a la hora de tener ingresos. Porque ese tipo de  educación más holística, más completa, implica adquirir unas habilidades que  luego son positivamente valoradas en el mercado laboral”, sostiene Salas-Rojo.

Ante las desigualdades de cuna: “Educación”

Lo resume Salas-Rojo en una frase contundente: “Si tuviera solo una bala, me centraría en la educación“, defiende. El fracaso escolar es una realidad muy preocupante. Uno de cada cinco chavales se queda atrás y encontramos, por supuesto, que este fracaso escolar está muy condicionado también por el origen. Se concentra en las clases más bajas. Son los niños de familias poco favorecidas o desfavorecidas los que tienen más probabilidad de abandonar la escuela antes. Esto es algo con lo que hay que acabar. Lo más urgente es cortar el canal de desigualdad educativa, porque a través de él se transmiten con especial fuerza las desigualdades generacionales“, defiende.

La escuela pública no ha sido capaz, hasta ahora, de acabar con el déficit de origen, el de la familia en la que nacemos“, explica Salas-Rojo. “Para que lo entendamos todos, los padres que tienen poca formación no pueden ayudar a sus hijos en los estudios, el chaval depende solo de lo que aprenda en clase, parte en desventaja respecto a los hijos de familias donde los progenitores sí tienen formación y pueden ayudarles”, argumenta.

¿Cómo se podría acabar con esta brecha educativa que luego se transforma en brecha económica?, preguntamos a Salas-Rojo. “Reduciendo los ratios, dando una atención más personalizada a los chavales, proporcionándoles clases de apoyo gratuitas, impidiendo o dificultando que repitan, porque repetir curso tiene un coste psicológico muy fuerte, los chavales pierden su grupo de referencia, se crea un cierto estigma social…”, asegura el investigador. “En definitiva realizando una mayor inversión en la escuela pública para que no exista tanta diferencia con la privada o la concertada“, concluye.

NIUS

España Pobreza Y Desigualdad Movilidad Social

Deja un comentario