Posted On 2020-05-02 By In Economía, Slider With 103 Views

JC Díez: El plan fiscal del gobierno enviado a Bruselas no es creible

Llevaba tiempo pidiendo que el Gobierno nos dijese sus estimaciones de gasto y caídas de ingresos que va a generar esta crisis. Ya lo ha dicho y, como llevo anticipando desde que comenzó el confinamiento, iremos a una depresión económica muy intensa y una recuperación muy lenta y condicionada a lo que pase en el exterior.

Las recuperaciones en V no se miden en tasas, se miden en niveles de cada variable. Te adjunto a continuación un cuadro que he calculado traduciendo las previsiones del Gobierno. En 2021 el consumo privado y la inversión sólo habrá recuperado un 50% de la caída de 2020 y las exportaciones sólo el 30%.

Cuando oigas a alguien hablar de V asimétrica ¡cuidado!: te quiere engañar

Yo aprendí a hacer las V en el Colegio del Sagrado Corazón de Fuencarral con la Madre Irene y cuando hacía la V asimétrica me obligaba a repetirla. Cuando oigas a alguien hablar de V asimétrica cuidado: te quiere engañar. En 2021, según las previsiones del Gobierno, habrá un millón menos de españoles trabajando que en 2019. Esto es un depresión económica.

Después del Covid-19 llega una depresión económica de órdago

En una depresión económica es recomendable permitir dejar que aumente el déficit para suavizar su efecto sobre la tasa de paro, como nos enseñó Keynes en su Teoría General en 1936 tras la Gran Depresión. La pregunta que no respondió el maestro es ¿cuánto aumentarlo? La respuesta en el nuevo milenio -en una economía altamente abierta y en un mundo de perfecta movilidad de capitales- es lo que puedas financiar con emisiones de deuda pública.

El plan fiscal del gobierno no es realista ni creible

Crédito bien del latín de creer y para que te crean es necesario presentar un plan realista y creíble. El Plan fiscal que el Gobierno ha enviado a Bruselas no es ni realista, ni creíble. El PIB nominal en el plan cae un 10% y los ingresos estimados caen sólo un 5%. Eso no ha sucedido en ninguna recesión en España. Haciendo un supuesto realista de una caída similar de ingresos del 10%, el déficit público sería del 12,5% del PIB.

La estimación de gasto es impresentable, un insulto a la inteligencia

Lo recomendable es que el gasto crezca lo mismo que el PIB nominal potencial a largo plazo, que en España es inferior al 5%. El Gobierno ha presentado en Bruselas ante los inversores internacionales un crecimiento del gasto del 10%. Los ahorros de esos inversores nos permiten seguir pagando las pensiones y comprar respiradores para que los afectados por el virus no mueran.

Quiero a España con todo mi alma y creo que somos un gran país y que hemos conseguido mucho desde los años cincuenta. Pero hace mucho tiempo que somos un país muy poco serio que ha perdido el foco de la realidad.

Todo empezó en el año 2000 con Aznar emborrachado de poder y de la burbuja inmobiliaria. La crisis de 2008 nos empobreció y aumentó nuestra deuda pública hasta máximos de hace un siglo, pero no quisimos asumirlo. Esta crisis será más dura que la anterior y, según la ley de la gravedad de Newton, la velocidad de la caída es proporcional a la altura.

Los españoles sacamos lo mejor de nosotros en las situaciones límites y yo sigo confiando que volverá a pasar. Pero tenemos que ser realistas y volver a ser serios y respetados en Europa y en el mundo. Necesitamos un Gobierno que nos diga la verdad, aunque sea dura. Y que tenga un plan que ilusione a una mayoría de españoles para llevarlo a cabo. No parece que Pedro Sánchez y Pablo Casado, ni el resto de líderes del Congreso, sean capaces de generar esa confianza y esa ilusión viendo las encuestas y sus valoraciones.

Si queremos ser ricos no hay atajos: tenemos que aumentar la tecnología y el capital humano que incorporamos en los bienes y servicios que producimos. En 1980 la renta por habitante de España era el triple que la de Corea del Sur. Hoy Corea nos ha superado y, sino hacemos nada, en 2030 su renta por habitante será el doble que la nuestra.

Corea es el país que mejor ha gestionado la pandemia del Covid-19 y el país en el que menos caerá el PIB en 2020 según el FMI. El problema no es que Corea tenga mejores médicos que España, la diferencia es que tiene mejores ingenieros y tecnología. Leamos al maestro Giner de los Ríos y aprendamos de los coreanos que están gobernados por un partido socialdemócrata que genera riqueza y redistribuye para que no haya pobres.

¿Seguiremos negando la realidad?

El Gobierno debe presentar cuanto antes medidas para limitar el crecimiento del gasto este año y negociar un presupuesto realista y creíble para 2021. Cuando los recursos son escasos hay que elegir entre lo malo y lo peor.

Habrá que elegir entre pagar rentas mínimas que protejan la pobreza extrema o pagar pensiones de 2.500 euros. Habrá que elegir entre contratar bedeles, secretarias y conductores en la administración o científicos de datos e ingenieros y expertos en transformación digital. Habrá que elegir entre poner placas fotovoltaicas en los tejados de los edificios públicos y hacer reformas que mejores su eficiencia o hacer más trenes de alta velocidad.

Si hacemos esto habrá sangre, sudor y lágrimas, pero saldremos de ésta. Si seguimos negando la realidad y con un Gobierno que es la orquesta del Titanic, que Dios nos asista.

José Carlos Díez

Deja un comentario