Fuerte incremento de los casos de tráfico de personas en Barcelona

Trafico personas

El Ayuntamiento atendió a 210 personas en el 2019, un 37% más que en el 2018.

La Unidad Municipal contra el Tráfico de Seres Humanos (UTEH) del Ayuntamiento de Barcelona atendió 210 casos durante el 2019, un 37,25% más que en el 2018 que fueron 153, según los últimos datos hechos públicos este lunes por el Consistorio. La mayoría de las víctimas son mujeres entre 18 y 39 años.

El gobierno municipal destaca que la finalidad predominante de la explotación sigue siendo la sexual aunque en los últimos años se ha diversificado. Las redes de trata de personas también utilizan a sus víctimas para explotarlas laboralmente, cometer delitos o practicar la mendicidad. Además, el Ayuntamiento ha detectado por primera vez tres casos de personas explotadas con la finalidad de extracción de órganos.

Este servicio, que se puso en funcionamiento en el 2016, atiende a personas de 38 nacionalidades diferentes y más de la mitad de ellas se encuentran en una situación irregular de residencia, algunas de ellas con órdenes de expulsión. “No es normal que una víctima de tráfico de personas esté amenazada por una orden de expulsión. Es necesario modificar la ley de extranjería para poner el derecho de las personas delante de cualquier otra consideración”, ha reivindicado la concejal de Feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Barcelona, Laura Pérez.

Por nacionalidades, la más frecuente es la nigeriana – con un 43% del total de los casos en el 2018 y 2019- aunque destaca un incremento en los últimos años de personas procedentes de Asia, América Latina y países de Europa del Este, según estadísticas municipales.

La pandemia agrava la situación de las víctimas

La concejal ha señalado que todavía no disponen de los datos de este año pero ha avanzado que la pandemia ha agravado la situación. “En un momento de dificultad económica y social, las redes de tráfico de personas aumentan su presión para conseguir más dinero”, ha afirmado Pérez.

Otro tema de preocupación derivado de esta situación son los problemas de salud, tanto mentales como físicos. En este sentido, Pérez ha explicado que se han incrementado los embarazos no deseados por el aumento de la violencia de los agresores durante el confinamiento y la falta de acceso a métodos anticonceptivos.

Por otro lado, destaca el incremento de hombres atendidos al pasar de los cuatro en el 2017 a 21 durante el año pasado.

El Ayuntamiento ha creado un protocolo entre los diferentes servicios municipales para atender los casos de tráfico de seres humanos que se abordan de forma integral ofreciendo a las víctimas atención psicológica, asesoramiento jurídico y espacios de acogida.

La Vanguardia

Deja un comentario