Zambia no vacuna mientras Israel prohíbe a los no vacunados acceder a espacios públicos

Zambia - Nevers Mumba

Zambia no debe inyectar vacunas extranjeras contra el COVID si no están verificadas por científicos locales, dice el exvicepresidente.

El Dr. Nevers Mumba, ex vicepresidente de Zambia ha declarado que las vacunas COVID-19 elaboradas por fabricantes extranjeros no deberían inyectarse a ningún zambiano si no pueden ser verificadas y validadas por científicos locales de Zambia.

Se preguntó cómo sabemos que la inyección que se hizo para el Presidente Biden, es la misma vacuna que se administró a Zambia? También dijo que él mismo no tomará la vacuna experimental ni su familia a menos que se establezca que es segura por los científicos de Zambia.

El ex vicepresidente de Zambia, Dr. Nevers Mumba, ha declarado que las vacunas COVID-19 deberían ser verificadas y validadas por los propios científicos de su país antes de ser distribuidas por todo el territorio nacional.

«Moriremos como tontos si tenemos un gobierno corrupto que sólo espera que la comunidad internacional le dé dinero».

«Zambia no debe inyectar ninguna vacuna en ningún cuerpo zambiano, antes de que se haga una verificación y validación exhaustiva de esta vacuna».

«No se debe introducir ninguna inyección en el cuerpo de ningún zambiano».

«Debemos declarar que la vacuna es insegura hasta que se demuestre científicamente que es segura; no por los americanos, como he dicho, ni por los rusos, ni por los europeos. Si no declarada segura por nuestros propios científicos y nuestros propios médicos».

«He oído a alguien decir que ¿de dónde vamos a sacar científicos y médicos? Bueno, si no puedes verificar lo que te dan, por tu propia gente, entonces sugiero que no te involucres en tocar cosas que son hechas por otros.»

«Porque entonces puedes ser envenenado y todos moriríamos como tontos».

«Como dijo Martin Luther King Junior «si somos ignorantes y no queremos saber lo que comemos y lo que nos inyectamos o ingerimos en nuestro cuerpo, entonces no tenemos soberanía y no somos un Estado. Ahora nos llaman ‘República bananera’».

«Pero creo que tenemos algunos de los científicos y médicos más preparados de este país en los que hay que confiar para diseccionar la constitución de esta vacuna y asegurar que es correcta y adecuada para nuestro pueblo».

«Puede que seamos pobres, pero no somos estúpidos. Podemos leer a la derecha de la vacuna que no es para su distribución en los Estados Unidos y que no se puede utilizar en la UE o que esta vacuna no se puede utilizar en Europa. Eso incluso te dice que no es para nosotros».

«Porque tienen algunas de las cosas de baja calidad que hacen para nosotros».

«¿Cómo sabes que la inyección que se hizo para el presidente Biden, es la misma vacuna que viene aquí. No lo comprobaste cuando se la pusieron. No comparaste esa vacuna con la que tú recibiste».

«Puedes ver en la CNN que incluso el presidente Biden recibió la dosis de la misma. ¿Estás seguro? ¿Lo has visto? ¿Recibió la gota analizada que es la misma gota que se inyecta en el cuerpo de un africano?»

«Creo que tenemos que ser más responsables. Los gobiernos corruptos, los que buscan el dinero de Occidente, van a matar a su gente como tontos».

«Moriremos como tontos si tenemos un gobierno corrupto que solo espera que la comunidad internacional le dé dinero».

«Nunca debemos aceptar todo lo que nos llega sin verificarlo nosotros mismos».

«Así que ahora me debatiré sobre nuestras reservas de la información privilegiada que tenemos sobre la vacuna que viene.»

«Creo que lo dejaré de lado, no lo trataré. Basta con decir que no me la inyectaría en mi cuerpo, en el de mis hijos o en el de aquellos a los que quiero o resulta que son nuestros zambianos.»

«Esta posición solo puede cambiar si se establece por nosotros mismos que la vacuna es segura».

Israel prohibirá acceso a los espacios públicos a quienes no se vacunen

Mientras persisten serias dudas sobre la efectividad de la vacuna contra el virus PCCh (Partido Comunista de China), Israel,  uno de los países con mayor número de habitantes vacunados proporcionalmente, hará ‘obligatoria’ su aplicación.

Tras someter a la población a prolongados encierros ahora las autoridades proponen la apertura solo a quienes obtengan el “pasaporte verde”, que acredite su vacunación, de acuerdo con The Guardian del 15 de febrero.

“Volveremos a la vida con el pasaporte verde”, dijo el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, sobre la propuesta como uno de los incentivos, mientras impone medidas restrictivas que obligarían a las personas a tomar el polémico medicamento, si quieren integrarse plenamente a su sociedad.

Luego del entusiasmo inicial, la afluencia de personas que acuden a inocularse disminuye visiblemente. Se calcula que falta aplicar la vacuna a al menos medio millón de habitantes mayores de 50 años.

“¿Podrás entrar en gimnasios y eventos culturales, o te quedarás atrás?”, tuiteó el ministro de Sanidad, Yuli Edelstein. “¡Vayan a vacunarse!”

Edelstein pretende obligar a todos los empleados “de cara al público” no vacunados, entre ellos los profesores y conductores de autobús, a tomarse la prueba para la detección del virus cada dos días, usualmente con incómodos frotis nasales.

“Los profesores que no se vacunan son responsables de correr riesgos innecesarios con la salud de los alumnos y fracasan en su función más importante: proteger a los niños”, dijo Edelstein, según The Guardian.

Adicionalmente, Netanyahu sugirió un proyecto de ley que permita entregar  a las autoridades locales listas de personas no vacunadas “para animarlas a vacunarse y salvar vidas”.

Sobre esta medida el experto en derecho público Mordechai Kremnitzer dijo: “De hecho, los gobiernos rara vez dan un paso adelante y otro atrás cuando empiezan a pisotear los derechos constitucionales”, según Haaretz.

Y agregó “No solo es muy difícil que el derecho en cuestión recupere el terreno que ha perdido, sino que, lo que es peor, cada retroceso de este tipo allana el camino para una infracción adicional de ese derecho, puesto que ya no goza de su antiguo estatus, al haber sido ya debilitado”.

Por otro lado, Israel  inició una gran campaña de rastreo digital para detectar y combatir los mensajes “antivacunas”, los rastreadores vigilan ahora las redes sociales a diario y en varios idiomas.

Trikooba, Bles

Deja un comentario