España sigue entre los países de la UE con el empleo más barato pese a la subida de los costes laborales

Camarero

El coste laboral aumentó en España en 2020 hasta 22,8 euros por hora, 1 euro más que en 2019, según los datos de Eurostat, que sitúan al país en el puesto 12 de 27.

A pesar del impacto de la pandemia en la economía durante 2020, el coste que asumen las empresas por sus trabajadores ha vuelto a incrementarse, tanto en la Unión Europea como en la mayoría de sus países miembros incluyendo a España. Mientras que el coste laboral se ha reducido respecto al año anterior solo en Croacia, Malta, Chipre e Irlanda, a falta de datos actualizados de Grecia.

Así se desprende de las estadísticas de coste laboral por hora en los países de la UE que acaba de publicar Eurostat y en los que se desvela que las empresas comunitarias han visto aumentar de media un 2,9% los gastos salariales y las cuotas sociales que abonan por sus empleados, hasta situarse en un promedio de 28,5 euros por hora, que se eleva a 32,3 euros por hora en los 19 países de la eurozona.

España, en cambio, está muy lejos de la media comunitaria y de las cifras de las principales economías europeas, a pesar de que durante el año pasado el coste laboral por hora creció un 4,6% hasta 22,8 euros, lo que se traduce en 1 euro más que en 2019. No obstante, esos 22,8 euros no solo están por detrás de las cifras de Alemania, Italia, Francia, los países nórdicos o Irlanda en 2020, sino que tampoco superan el coste medio que ostentaban en 2008, como muestra la siguiente tabla.

Así, España se sitúa en el puesto 12 de 27 en cuanto al nivel medio de coste laboral por hora en la Unión Europea, a pesar de los incrementos que ha experimentado en los últimos años, creciendo un 17,4% entre los 19,4 euros por hora que costaba un trabajador en 2008 y los 22,8 euros por hora que costaba el año pasado, según Eurostat.

Sin embargo, el crecimiento en el coste laboral en España en los últimos 12 años palidece en comparación con los incrementos en los países del Este de la UE, como Bulgaria, donde el coste laboral ha crecido un 150% en Bulgaria, pasando de los 2,6 euros por hora de 2008 a 6,5 en 2020, un 92,9% en Rumanía, un 91,4% en Eslovaquia, un 78% en Letonia, un 72,1% en Estonia o un 71,2% en Lituania, mientras la media de la UE mostró un alza del 3,1%.

Mientras, algunos de los países cuyo coste laboral medio supera al de España también han experimentado un mayor crecimiento desde 2008, como Austria, con un 39% más hasta 36,7 euros por hora, Dinamarca un 32,4% más hasta 45,8 euros por hora, el más alto de la UE, Alemania un 31,2% hasta 36,6 euros por hora, Francia un 20,2% hasta 37,5 euros por hora e Italia un 18,2% más hasta 29,8 euros por hora.

Respecto a 2020, Eurostat ha aclarado que “la mayoría de los Estados miembros introdujeron una serie de planes de apoyo para aliviar el impacto de la pandemia en empresas y trabajadores”, que consistieron en suspensiones temporales de empleo, subsidios a los empleados afectados y desgravaciones fiscales a las empresas, que aclara que fueron “registrados con un signo negativo en el componente no salarial de los costes laborales”, es decir, cuotas sociales.

Por este motivo, la oficina estadística europea considera que “en general, el número de horas efectivamente trabajadas disminuyó más que los salarios mientras que los impuestos menos los subsidios disminuyeron, limitando de este modo el impacto en los costes laborales por hora”.

BI

Deja un comentario