Posible tráfico de órganos fetales entre instituciones abortivas de EEUU

Planned Parenthood

Un tribunal ordena liberar información sobre un posible tráfico de órganos fetales entre la FDA, los NIH y empresas asociadas con Planned Parenthood.

Un tribunal federal ordenó al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EEUU que divulgue información adicional sobre sus compras de órganos extraídos de fetos humanos abortados tras un fallo a favor de una demanda anteriormente presentada por Juditial Watch. El tribunal también encontró que «hay motivos para cuestionar» si las transacciones violan la ley federal que prohíbe la venta de órganos fetales. Documentos previamente descubiertos en esta demanda muestran que el gobierno federal exigió que los órganos fetales comprados sean «frescos y nunca congelados».

Tanto la FDA como los Institutos Nacionales de Salud (NIH) compraron los órganos de Advanced Biosciences Resources (ABR) con sede en California para crear «ratones humanizados» supuestamente para su uso en la investigación del VIH. La empresa ABR se asocia con Planned Parenthood y otros proveedores de servicios de aborto para desmembrar fetos y vender sus partes para investigación.

La decisión señala que Advanced Biosciences Resources:

Vendió hígados y riñones del segundo trimestre por cientos de dólares cada uno. Lo mismo ocurre con el cerebro, los ojos y los pulmones. Después de agregar tarifas por servicios como envío y limpieza, ABR podría cobrar más de $2,000 por un solo feto que compraba a Planned Parenthood por $60El gobierno federal participó en este comercio potencialmente ilícito durante años.

Planned Parenthood tiene una fachada de «organización que ofrece servicios de salud reproductiva, de educación sexual, de planificación familiar y de aborto en los Estados Unidos y en el mundo». El padre de Bill Gates, William Gates Sr., (ambos con ideas de reducción poblacional) trabajó en la junta de Planned Parenthood desde sus inicios, junto con otras organizaciones benéficas. Además, según informes, la organización ha recibido más de 600 millones de dólares al año del gobierno de los Estados Unidos.

El tribunal expresó su preocupación sobre si estas transacciones son legales:

En Estados Unidos es ilegal transferir “cualquier tejido fetal humano por una consideración valiosa”. Judicial Watch sostiene que las facturas divulgadas demuestran que el Gobierno pagó una “consideración valiosa” a ABR y, por lo tanto, el Gobierno no puede mantener la confidencialidad de la información retenida.

El tribunal consideró «dudoso» que una excepción de la Ley de Libertad de Información (FOIA) invocada por el gobierno pudiera utilizarse para “proteger las prácticas comerciales ilegales bajo el disfraz de ‘información comercial confidencial'” y declaró que “aquí hay una razón de cuestionar la legalidad de la transacción entre el Gobierno y ABR”.

El juez del Tribunal de Distrito de EEUU Trevor N. McFadden falló a favor de Judicial Watch, que presentó inicialmente esta demanda en marzo de 2019 después de que el HHS no respondiera adecuadamente a una solicitud de la FOIA de septiembre de 2018. El juez ordenó al Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos que divulgara:

  • Cualquier nombre y dirección actualmente retenidos de los laboratorios contratados de ABR
  • Cualquier información de precios unitarios redactada para tejido fetal, envío u otras tarifas y servicios relacionados con los años 2013-2015 que se pueden encontrar en las listas de tarifas adjuntas al informe del Comité Judicial del Senado de los EE. UU. Titulado «Investigación del tejido fetal humano: contexto y controversia«
  • Cualquier información de precios por muestra redactada para el tejido fetal del segundo trimestre en relación con los años 2016-2018

“Esta victoria judicial arrojará luz adicional sobre la práctica bárbara del gobierno federal de comprar órganos de seres humanos abortados”, dijo el presidente de Judicial Watch, Tom Fitton. «El pueblo estadounidense merece saber cómo se gastan los dólares de sus impuestos en esta actividad grotesca y potencialmente ilegal».

En junio de 2020, Judicial Watch descubrió registros de la FDA que muestran que, entre 2012 y 2018, la FDA celebró ocho contratos por valor de $ 96,370 con ABR para adquirir tejido «fresco y nunca congelado» de fetos abortados en el primer y segundo trimestre para su uso en la creación «ratones humanizados” para la investigación en curso.

En febrero de 2020, Judicial Watch descubrió registros de los NIH que mostraban que la agencia pagó miles de dólares a ABR para comprar órganos de fetos humanos abortados para crear «ratones humanizados» para la investigación del VIH.

Judicial Watch, Trikooba

Deja un comentario