Toda la cadena alimentaria estará robotizada, desde el campo hasta la nevera

Agricultura Robot Agrorobótica Tractor

El futuro de la comida: las ‘claves’ del sistema alimentario se entregarán a las grandes tecnologías.

Imagínese un mundo en el que se utilicen algoritmos para optimizar las condiciones de cultivo en cada metro cuadrado fértil de tierra. Donde se rediseñan ecosistemas enteros. Donde los drones y los sistemas de vigilancia gestionan la finca. Donde los agricultores se ven obligados a abandonar la tierra y trasladarse a las aldeas de comercio electrónico.

Imagínese un mundo en el que los alimentos se tratan como un activo estratégico y las rutas de tránsito de alimentos se militarizan. Donde los gobiernos poderosos y sus corporaciones abanderadas controlan los recursos y el suministro de alimentos a través de vastos corredores económicos.

Imagínese un mundo en el que muchos alimentos se cultivan en placas de Petri, cubas y biorreactores. Donde los hábitos alimenticios de las personas se modifican de manera invisible utilizando montones de metadatos que se han entregado sin saberlo a través de billeteras digitales. Donde las aplicaciones del asistente de inteligencia artificial deciden sobre la ingesta de alimentos de las personas en función de la información genética, los antecedentes familiares, el estado de ánimo y las lecturas de datos del interior de sus contenedores de basura y sistemas digestivos.

Esto puede parecer ciencia ficción. Pero la “cuarta revolución industrial” ya está arrasando los sistemas alimentarios. Como prueba, no necesitamos mirar más allá de la cambiante complexión del sector agroalimentario, donde las fusiones y las perturbaciones del mercado se están produciendo a un ritmo vertiginoso.

Las plataformas de comercio electrónico como Amazon y JD.com de China se encuentran ahora entre los diez principales minoristas a nivel mundial. Con la agroindustria cada vez más dependiente de la nube, la inteligencia artificial y los servicios de procesamiento de datos, las grandes empresas de tecnología como Amazon, Alibaba, Microsoft, Google y Baidu se están moviendo hacia la producción de alimentos. Mientras tanto, Blackrock y otras 4 empresas de gestión de activos poseen entre el 10 y el 30% de las acciones de las principales empresas agroalimentarias.

Con el cambio climático, la degradación medioambiental y las pandemias que causarán estragos en los sistemas alimentarios en los próximos años, las soluciones “milagrosas” que ofrecen los nuevos gigantes agroalimentarios pueden resultar irresistibles para los responsables políticos en pánico. La Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de este año, que surge de una asociación entre la ONU y el Foro Económico Mundial, será un escaparate de las «soluciones» impulsadas por las empresas.

En otras palabras, las claves del sistema alimentario ya se están entregando a plataformas de datos, gigantes del comercio electrónico y firmas de capital privado. Esto podría significar el desmantelamiento de las redes alimentarias diversificadas que sustentan al 70% de la población mundial y brindan resiliencia ambiental. Podría significar poner la seguridad alimentaria de miles de millones de personas a merced de sistemas agrícolas controlados por IA de alto riesgo y corredores de suministro opacos.

Y, sin embargo, no hay nada inevitable en este futuro distópico. En realidad, las divisiones crecerán entre corporaciones y entre empresas, trabajadores y consumidores, a medida que los ecosistemas se nieguen a ser domesticados, las personas se nieguen a ser empujadas, las tecnologías funcionen mal y los puntos de inflexión ambiental y social se acerquen.

Los agricultores, los trabajadores de la alimentación y sus aliados han reconocido la encrucijada en la que nos encontramos. Ya se están organizando de nuevas formas para defender sus espacios, sus medios de vida y su futuro, comenzando con la movilización en torno a la Cumbre de Sistemas Alimentarios.

Al explorar el panorama en busca de pistas sobre el próximo cuarto de siglo, descubrimos que lo que la sociedad civil y los movimientos sociales podrían lograr ser tan «disruptivo» como los planes de los gigantes agroalimentarios. Un «movimiento de comida largo», que reúne a agricultores, pescadores, cooperativas, sindicatos, organizaciones de base y ONG internacionales, podría transferir 4 billones de dólares de la cadena industrial a la soberanía alimentaria y la agroecología, reducir el 75% de las emisiones de GEI de los sistemas alimentarios y generar beneficios incalculables a la vida y los medios de subsistencia de miles de millones de personas durante los próximos 25 años.

El desafío es enorme y muchas de las victorias serán duramente ganadas, desde nuevos tratados para regular y retirar las tecnologías defectuosas, hasta transferir los $ 720 mil millones de subsidios anuales a los productores hacia la agricultura agroecológica y los mercados territoriales.

Pero la mayoría de las herramientas están en manos de la sociedad civil y los movimientos sociales. Se puede lograr mucho amplificando los enfoques existentes, uniendo diferentes luchas entre sectores, escalas y diferencias estratégicas y pensando en cinco, diez o incluso veinte años.

En un período de 25 años, se podría lograr un gran progreso multiplicando las escuelas de campo de agricultores y los intercambios de semillas que sustentan los sistemas agroecológicos; manteniendo las líneas de tendencia actuales hacia la compra local, regional y ética y las dietas flexitarias; desarrollando “sistemas de escucha temprana” y planos de seguridad alimentaria de emergencia para que estemos preparados para actuar cuando se produzcan pérdidas de cosechas, pandemias y otras conmociones; mediante la implementación de aplicaciones para decodificar instantáneamente los textos de negociación, y para informar a los consumidores del ‘costo real’ de sus alimentos e incluso sincronizando los ciclos de financiación y las reuniones de la sociedad civil para hacer de la colaboración intersectorial la norma.

Ambos futuros siguen siendo viables, pero ¿durante cuánto tiempo más? Si sigue avanzando por el camino trazado por la agroindustria, el impulso pronto será imparable. Una vez que los sistemas se han estructurado en torno a modelos de producción específicos y trayectorias tecnológicas, es muy difícil cambiar de rumbo. Los Organismos Genéticamente Modificados ofrecen una advertencia: en lugar de repensar los monocultivos intensivos en químicos frente al daño ambiental y social generalizado, la «revolución verde» fue seguida por una «revolución genética» que reforzó su lógica.

A menudo escuchamos que nos quedan 10 cosechas antes de que el cambio climático se vuelva imparable. Es posible que tengamos menos de 5 años para evitar la digitalización y automatización a gran escala de los sistemas alimentarios, y solo 6 meses para evitar la toma de control empresarial de la gobernanza global en la Cumbre de Sistemas Alimentarios. Ni las acciones a corto plazo ni la planificación a largo plazo pueden esperar. Por eso necesitamos un ‘movimiento de comida largo’.

Trikooba

Deja un comentario