Más de diez millones de trabajadores alemanes se acogen a una reducción de jornada

Kurzarbeit

A diferencia de España, Alemania permite reducciones de jornada para evitar despidos. El ‘Kurzarbeit’ es similar a un ERTE de reducción de jornada, en el que el Estado paga temporalmente hasta dos tercios del salario para impedir los despidos.

Más de 10 millones de trabajadores en Alemania se han acogido a un programa de reducción de jornada subvencionado por el gobierno (‘Kurzarbeit’), similar a los ERTE españoles, de acuerdo con las cifras de empleo publicadas hoy por la Agencia Federal de Empleo del país, que muestran no obstante que la cifra de desempleados aumentó en 373.000 personas.

En abril el número de desempleados aumentó respecto a marzo en 373.000 personas y en a 415.000 si se compara con el mismo mes de 2019, lo que sitúa el total de parados registrados en 2,644 millones. La tasa de desempleo subió al 5,8%, lo que supone un aumento interanual del 0,9%, en pleno parón económico por el Covid-19.

Todo ello a pesar de que entre marzo y hasta el 26 de abril habían solicitado el régimen de jornada reducida para su plantilla 751.000 empresas, lo que afecta a 10,1 millones de trabajadores, de acuerdo con la Agencia Federal. No obstante, ello no implica que todos ellos hayan entrado ya en esa categoría, puesto que pueden encontrarse aún en trámite.

En todo el año 2009 a causa de la crisis financiera, entraron en ese régimen 3,3 millones de trabajadores.

El ‘Kurzarbeit’ es similar a un ERTE de reducción de jornada en el que el Estado paga temporalmente hasta dos tercios del salario para impedir los despidos. Como mínimo la empresa debe solicitar un 10% de reducción de jornada para al menos un 30% de la plantilla, pero puede llegar a pedir un reducción del 100%. La empresa debe seguir pagando al trabajador con jornada reducida la parte proporcional de su sueldo. La Seguridad Social aporta hasta un máximo del 67% de la diferencia entre el salario original y el reducido. Si la reducción es del 100%, los trabajadores cobran exclusivamente del Estado (a través de la empresa) dos tercios de su sueldo y tienen garantizada la vuelta a su puesto de trabajo tan pronto como la situación vuelva a la normalidad.

El Boletín

Deja un comentario