Los pobres, carne de cañón vacunada

Bill Melinda Gates

Las inyecciones de Depo-Provera se probaron clínicamente en mujeres negras de Rhodesia (ahora zimbabuenses) en la década de 1970 antes de conocer sus efectos y se utilizaron para ello mujeres trabajadoras de diversas granjas a las cuales se les obligaba a dejarse inyectar Depo-Provera. Dicha droga puede afectar la densidad mineral ósea. La investigación sugirió que los métodos Depo-Provera y Depo-SubQ Provera 104 podrían provocar la pérdida de la densidad mineral ósea y esta pérdida podría ser particularmente preocupante en adolescentes que aún no han llegado a la masa ósea máxima. Y no está claro si esta pérdida es reversible (1).

Estados Unidos comenzó a probar tratamientos con AZT en África en 1994, a través de proyectos financiados por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Incluyó la prueba de más de 17.000 mujeres para detectar un medicamento que previene la transmisión del VIH / SIDA de madre a hijo. Las personas no sabían de qué se trataba ni su efectividad ni los posibles peligros de las pruebas. Como resultado, se estima que 1000 bebés contrajeron el VIH / SIDA. Los CDC terminaron las pruebas en 1998 después de anunciar que tenían suficiente información de los ensayos realizados en Tailandia.

Los países africanos han sido sitios de ensayos clínicos de grandes empresas farmacéuticas, lo que ha planteado preocupaciones sobre derechos humanos. Se han denunciado y enjuiciado incidentes de experimentación no ética, ensayos clínicos que carecen del consentimiento debidamente informado y procedimientos médicos forzados (2).

En 1996 Nigeria sufrió una epidemia de meningitis que terminó con la vida de al menos 11.000 personas. En medio de la crisis humanitaria, la multinacional farmacéutica Pfizer, envió un grupo de médicos que captaron 200 niños y prometieron a sus familias que los curarían. Experimentaron con ellos un nuevo fármaco (Trovan). Once de aquellos niños murieron y muchos más sufrieron efectos secundarios graves, incluidos daños cerebrales. Pese a que la alerta sanitaria persistía, el fracaso de la terapia experimental de Pfizer llevó a la empresa a desmantelar su dispositivo apenas dos semanas después de llegar al campo sin ofrecer información sobre los experimentos. Después que un médico participante en el experimento denunciara que se habían violado las normas éticas, fue inmediatamente despedido y la farmacéutica negó cualquier responsabilidad, aunque tras la demanda judicial de los padres de los niños “asesinados”, Pfizer, para evitar el juicio pagó indemnizaciones por un total de 55 millones de euros (3).

En el Camerún durante un experimento sobre el VIH financiado por Gilead Sciences (4), los Centros para el Control de las Enfermedades de EEUU (CDC) y la Fundación Bill y Melinda Gates, y llevado a la práctica por Family Health International, la información sobre el experimento que se proporcionó a los participantes cameruneses estaba en inglés, a pesar de que muchos de ellos sólo hablaban francés y eran analfabetos.

En el año 2004 se demostró que la campaña de vacunación anti-polio de la OMS en Nigeria utilizaba vacunas contaminadas con substancias anti fertilidad. Lo documentó el Dr. Haruna Kaita, que hizo los test en la Facultad de Farmacia Ahmadu Bello University Zaria de India, En muchos países del Tercer Mundo se han experimentado vacunas con sustancias toxicas y anticonceptivas sobre su población,

El 7 de noviembre de 2011 se presentó un informe acusando a instituciones y laboratorios farmacéuticos como Pfizer, la Universidad de Columbia, la Universidad Johns Hopkins y el Population Council por su implicación en experimentos ilegales y contrarios a la ética realizados con seres humanos en África. Este informe describe los experimentos realizados con seres humanos bajo la supervisión de investigadores y laboratorios farmacéuticos estadounidenses con africanos por lo general con escasa formación, pobres y que no conocen plenamente sus derechos. A menudo a estas personas se les hace creer que están recibiendo tratamiento médico a través de servicios o ministerios de sanidad gubernamentales (5).

Una gran desconfianza entre la población de diversos países africanos que ya se concretó en la región de Kano que se negó a tomar parte en el programa de vacunación de la OMS contra la polio.

Recientemente en Kenia se ha descubierto que las vacunas para prevenir el tétanos neonatal inyectada a mujeres a partir de 14 años contenían la hormona HCG lo cual provocaba abortos e infertilidad (6). En una entrevista oficial del ex Primer Ministro de Kenia de 2008 a 2013, Raila Odinga confirma la veracidad de las denuncias (*).

Stephan Dirnhofer, ex miembro del “Instituto de Investigaciones Biomédicas” de Austria, afirma lo siguiente: “Nuestro estudio provee datos precisos sobre la posibilidad de usar las vacunas anti tétanos como instrumento de control de natalidad  o de esterilización, promovidas por la Organización Mundial de la Salud. El propósito de las mismas será el de producir abortos espontáneos en las mujeres vacunadas que se encuentran en estado de gestación”.

El doctor Cyril Broderick, científico liberiano que trabajaba como profesor de fitopatología en la Universidad de Liberia, presupone que Occidente es el causante del brote de ébola en el oeste de África, según sostiene en un artículo publicado en el periódico “Daily Observer” de Monrovia. Según Broderick, el Departamento de Defensa de EE.UU. financió experimentos con el ébola en seres humanos varias semanas antes del brote en Guinea y Sierra Leona. En concreto, el científico liberiano, sostiene que el Departamento de Defensa pagó 140 millones de dólares a la empresa farmacéutica canadiense Tekmira para que llevara a cabo los estudios. Broderick habla de un experimento de «bioterrorismo» en la ciudad de Kenema, en Sierra Leona. «Necesitamos acciones de protección en países menos desarrollados, en particular, en África, que tienen menos potencial científico e industrial en comparación con EE.UU. y la mayoría de los países de Occidente, que son una fuente de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) utilizados como armas biológicas» (7).

En marzo de 2005 se suspendieron en Nigeria las pruebas clínicas del Tenofovir, un antiviral utilizado contra el sida, a causa de graves faltas éticas. Esas experimentaciones, desarrolladas por la asociación Family Health International por cuenta del laboratorio estadounidense Gilead Sciences, eran financiadas por el gobierno de Estados Unidos y por la fundación Bill y Melinda Gates. Las pruebas también fueron suspendidas en Camerún (febrero de 2005) y en Camboya (agosto de 2004), pero sin embargo continúan en Tailandia, Botswana, Malawi y Ghana.

Sobre 1.450 nuevos medicamentos comercializados entre 1972 y 1997, sólo 13 estaban destinados a combatir enfermedades tropicales que son las endémicas en África. Es la industria farmacéutica la que decide, financia y organiza esos experimentos en países pobres para conocer los efectos secundarios y posteriormente comercializarlos en los países ricos.

Se instala un imperialismo estratégico, que impone a los pobres reglas específicas, sin preguntarles si las aceptan. Como dice Philippe Kourilsky, “difundir las normas de los ricos entre quienes no pueden asumirlas, implica una forma de imperialismo ideológico” (8).

Las principales firmas farmacéuticas están presentes en África en los programas de investigación sobre el sida, (Abbott, Boehringer Ingelheim, Bristol Myers Squibb, GSK, Merck, Wyett, Roche y la fundación the International AIDS Vaccine Initiative), la malaria (Novartis, GSK, Pfizer, Sanofi-Aventis, Medicine for Malaria Venture y Bill & Melinda Gates Foundation) y la tuberculosis (AstraZeneca, GSK, Novartis, Bayer, Sanofi Aventis y Global Alliance for TB Drug Development) (9).

Uno se pregunta: ¿los grandes benefactores que ahora se están anunciando para ofrecernos una vacuna experimental contra lo que parece ser, en su opinión, la epidemia del milenio, son los mismos que perpetrado estos crímenes contra la humanidad desde hace años?

En América Latina

En el año 2004 la empresa biotecnológica Ventria probó un arroz modificado genéticamente en 140 niños de entre 5 y 33 meses hospitalizados en dos centros de Perú con diarrea severa. Durante los experimentos, que incumplían la legislación tanto peruana como estadounidense, los bebés sufrieron graves reacciones alérgicas.

Tan solo en 2008, alrededor de 13.000 peruanos participaron en ensayos clínicos de algún tipo: ninguno de ellos estuvo convenientemente revisado o supervisado por autoridades nacionales o internacionales, solamente por las empresas farmacéuticas (10).

El 14 de Junio de 2015, el periódico peruano La República publicaba un amplio reportaje con el siguiente título “Farmacéuticas usan a más de 3.000 niños peruanos para experimentos médicos”. “En Perú, 3.273 niñas y niños participan actualmente en7 experimentos médicos. Lo hacen en pruebas de vacunas como la meningitis, de concentrados proteicos y en ensayos de medicamentos para hemofilia, diarrea, artritis, asma y diabetes” (11).

Estos estudios están financiados por farmacéuticas internacionales como Pfizer, Sanofi Adventis, Brystol Myers Squibb, Novartis, GlaxoSmithKline, Biogaia y una pesquera peruana llamada Agrohidro.

Un ejemplo es el caso del probiótico BioGaia, un ensayo de Fase I, la primera y más riesgosa de las 4 categorías en las que se clasifican los ensayos. Estudio para comprobar la seguridad y tolerancia del “Lactobacillus reuteri DSM 19738” en menores sanos de 2 a 5 años de edad, aunque se sabe de los efectos secundarios, entre ellos el desarrollo de infecciones sanguíneas causadas por la citada bacteria.

El experimento lo llevó a cabo la ONG “Prisma” y fue patrocinado por los Nacional Institutes of Health (NIH) y la Universidad John Hopkins, de EEUU Ambas instituciones a su vez financiaban la ONG, tal y como puede comprobarse en su web.

En este experimento llama la atención que en el documento de aceptación que deben firmar los participantes aparece lo siguiente: “Para compensar su tiempo e inconvenientes con nuestras visitas después de completar la evaluación inicial le regalaremos un contenedor de agua y una pequeña canasta de alimentos con leche, arroz, aceite y atún y un pequeño juguete para su niño. Después del 5to día de tratamiento le ofreceremos otra canasta y un polo por haber completado con éxito el estudio”.

Para la puesta en práctica de dicho experimento fue el comité de ética de la ONG Prisma el encargado de revisar la investigación y darle su visto bueno. Comité de Ética de Prisma que ha evaluado durante el 2015 el 50% de los estudios experimentales. Los miembros de estos comités, reciben “dietas” por su participación.

En la actualidad se está experimentando la seguridad y eficacia de la vacuna meningocócica recombinante B (contra la meningitis) en 200 bebes y niños peruanos, este estudio es patrocinado por el laboratorio Novartis. Asimismo se está experimentando con la vacuna tetravalente del dengue patrocinada por el laboratorio Sanofi Pasteur. Las madres entrevistadas no sabían que sus hijos formaban parte de un experimento que a partir de 2011 obtuvieron una autorización para realizar un estudio en 792 niños con la misma vacuna del dengue, esta vez combinada con otra de fiebre amarilla.

El ex rector de la Universidad de Arequipa señaló que en las negociaciones por la deuda externa, «el FMI y el Banco Mundial exigieron privatizaciones, apertura al capital extranjero y un plan de control de crecimiento demográfico, especialmente sobre pobres considerados potencialmente peligrosos». Las campañas de esterilización fueron financiadas por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo internacional (USAID) y la OMS bajo la supervisión de la Policía Nacional (12).

Luego del escape de Fujimori a Japón, el Ministerio de Salud de Perú dio a conocer en julio de 2002, un informe de 137 páginas, denunciando que por medio de presiones, extorsión y amenazas y sin brindar información, entre 1995-2000 fueron esterilizadas 331.600 mujeres (13).

Entre 1997 y 1998, la farmacéutica francesa Aventis Pharma se decidió a probar un medicamento para problemas del corazón en el Hospital Naval de Buenos Aires, reclamando a sus médicos que reclutaran pacientes a cambio de dinero. Como resultado directo del estudio del fármaco, que nunca llegó a aprobarse, aunque a lo largo del experimento fallecieron un total de 13 pacientes aunque sabía de antemano que ninguno de los 137 enfermos reclutados habían dado su consentimiento informado.

En el año 2011, el analista español Alfredo Embid en sus estudios “Del control de la natalidad al genocidio” afirmaba que los experimentos humanos se realizan preferentemente sobre poblaciones indefensas y que los sujetos de los experimentos están desinformados y son engañados. Sostiene que los responsables siempre tienen excusas para justificar su comportamiento criminal y que transcurren décadas antes de que las atrocidades se den a conocer. En Guatemala se infectó intencionalmente con sífilis, gonorrea y otras enfermedades venéreas a unas 1.500 personas (14).

De acuerdo con el artículo “Trials in Mexico: addressing the challenges” (Ensayos en México: afrontando los desafíos), publicado en febrero de 2009 en la revista inglesa Good Clinical Practice Journal, Argentina, Brasil y México son los países en donde más se realizan ensayos clínicos. “México, en particular, se ha convertido en un líder en el mercado farmacéutico y una prominente locación para ensayos clínicos”. Una veintena de laboratorios farmacéuticos transnacionales están detrás de casi la mitad de las investigaciones que se realizan. A la cabeza se encuentran la alemana Merck, las estadunidenses Bristol-Myers Squibb y Pfizer, la inglesa Glaxo Smithkline, la franco-alemana Sanofi-Aventis y la suiza Roche. Pero también efectúan experimentaciones otras farmacéuticas como Eli Lilly and Company, Astrazeneca, Novartis, Schering-Plough, Bayer, Boehringer Ingelheim, Abbott, Pharmacia & Upjohn, Wyeth (desde 2009 subsidiaria de Pfizer), Tibotec, Janssen, Kendle y Johnson & Johnson, todos ellos de origen extranjero.

Aunque no se trata de los únicos laboratorios farmacéuticos que desarrollan ensayos clínicos en México, esta veintena ha concentrado el 46 por ciento de las 1.152 investigaciones de las que se conoce el nombre del patrocinador (15).

Asia

El 12 de noviembre de 2013 el Ministerio de Salud indio admitió que 2.644 personas fallecieron mientras participaban de experimentos con 475 nuevos fármacos entre 2005 y 2012 y documentos gubernamentales también indican que se reportaron alrededor de 11.972 “graves sucesos adversos” de salud, que no implicaron muertes, entre el 1 de enero de 2005 y el 30 de junio de 2012.

En los últimos años, India se ha convertido en un polo de atracción para compañías farmacéuticas internacionales que necesitan probar sus nuevos medicamentos. Tan solo entre el año 2010 y 2012, la Inspección General de Fármacos autorizó la realización de 1.065 pruebas experimentales. La consultora McKinsey calculó que en 2010 las grandes firmas farmacéuticas invirtieron entre 1.000 y 1.500 millones de dólares en estudios clínicos en India.

“Algunas de las medicinas probadas clínicamente en India podrían terminar siendo tan costosas que una persona promedio no sería capaz pagarlas”, dijo a IPS el periodista e investigador en temas de salud Sandhya Srinivasan. “Entonces, ¿cuál es el motivo para probar estos fármacos en el país?” (16).

En China el centro del escándalo lo protagoniza la farmacéutica  británica Glaxo Smith Kline, sospechosa de probar distintas medicinas (en particular para la esclerosis múltiple) con voluntarios chinos incluso antes de probarlas con animales. En otras ocasiones, los experimentos iban más allá y los pacientes recibían medicinas antes de que concluyeran los estudios clínicos, aunque no se les pidiera permiso para realizar estas pruebas. Aparte está implicada en un escándalo de corrupción donde varios de sus empleados fueron acusados de sobornar a médicos chinos con dinero y favores sexuales para que dieran preferencia a sus fármacos.

China y otros países asiáticos y de Europa oriental representan un gran interés para grandes multinacionales farmacéuticas, ya que tienen un mercado enorme con numerosos pacientes, según Adriana Bazzi. Además, prefieren construir nuevos centros de investigación para estudios clínicos allí porque la realización de proyectos resulta más barata (17).

El informe Kissinger 200

Todo ello no está alejado del Informe confidencial Kissinger 200 de 1974 y desclasificado en diciembre de 1980 (Memorando de Estudio de Seguridad Nacional 200: Implicaciones del crecimiento de la población mundial para la seguridad de EE.UU. e intereses de ultramar) (18).

A principios de los años 70 la República del Congo había nacionalizado sus recursos naturales; Venezuela en 1975 nacionalizó el petróleo luego de más de una década de intentos; el general Ovando expropió en Bolivia el gas en manos de las estadounidenses Gulf Oil y Standard Oil; y México nacionalizó el petróleo en 1970.

El 10 de diciembre de 1974, el Consejo de Seguridad Nacional de los EE.UU. bajo la dirección de Henry Kissinger completó dicho estudio en el que se afirmaba que el crecimiento de la población en los llamados países menos desarrollados era una grave amenaza para la seguridad nacional de los EE.UU. Dicho estudio fue adoptado como política oficial en noviembre de 1975 por el Presidente Gerald Ford que diseñó un plan para reducir el crecimiento demográfico en esos países mediante el control de la natalidad, la guerra y el hambre.

Dicho estudio prestaba especial atención a 13 «países clave» en los que los Estados Unidos tenían un «interés político y estratégico especial»: India, Bangladesh, Pakistán, Indonesia, Tailandia, Filipinas, Turquía, Nigeria, Egipto, Etiopía, México, Brasil y Colombia. Afirmaba que el crecimiento de la población en esos estados era especialmente preocupante, ya que aumentaría rápidamente su fuerza política, económica y militar. Sobre Nigeria decía: «Ya es el país más poblado del continente, se prevé que la población de Nigeria a finales de este siglo ascenderá a 135 millones. Esto sugiere un creciente papel político y estratégico para Nigeria».

Continúa el informe Kissinger: «Pueden ser necesarios programas obligatorios y deberíamos considerar estas posibilidades ahora»… ¿Se considerarán los alimentos como un instrumento de poder nacional? … ¿Están los EE.UU. preparados para aceptar el racionamiento de alimentos para ayudar a las personas que no pueden o no quieren controlar su crecimiento demográfico?»… Tenemos que mantener el acceso ininterrumpido a las recursos naturales del Tercer Mundo. Las consecuencias del crecimiento demográfico global descontrolado pueden producir una inestabilidad interna en esos países y rompimientos del equilibrio social. Eso podría crear un impedimento del flujo normal de los recursos naturales de esos países. Demasiada población global quebraría ese flujo y causaría la quiebra de recursos para nuestras corporaciones transnacionales. Por lo tanto, la reducción de esas poblaciones, a través de campañas de vacunaciones masivas, es de vital importancia para nuestros intereses globales” (19).

La idea del estudio de Kissinger no era eliminar la pobreza sino eliminar a los pobres, algo parecido, con sus matices, a lo que estamos atravesando con la declaración de pandemia mundial.

Referencias:
(*) https://youtu.be/iVjoFgWD36M
(1) https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/depo-provera/about/pac-20392204
(2) https://es.qaz.wiki/wiki/Medical_experimentation_in_Africa
(3) https://biopolitica.net/2017/03/17/los-ninos-africanos-son-cobayas-de-experimentacion-para-la-industria-farmaceutica/
(4) Es el laboratorio que patentó el oseltamivir, principio activo del Tamiflu que se utiliza para tratar, entre otras enfermedades víricas, la gripe aviar y que se ha demostrado su poca efectividad
(5) http://www.informationclearinghouse.info/
(6) https://www.globalresearch.ca/mass-sterilization-kenyan-doctors-find-anti-fertility-agent-in-un-tetanus-vaccine/5431664
(7) https://actualidad.rt.com/actualidad/view/145739-cientifico-liberia-experimentos-eeuu-brote-ebola
(8) Une médecine de proximité et de qualité pour l’Afrique, París, Le Monde diplomatique, febrero de 2004
(9) https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/232385/06/07/Es-solo-ficcion-El-Jardinero-Fiel-Africa-pone-a-las-farmaceuticas-en-el-punto-de-mira.html
(10) Abuses and Apologies: Irresponsible Conduct of Human Subjects Research in Latin America
(11) http://larepublica.pe/impresa/en-portada/7673-farmaceuticas-usan-mas-de-3000-ninos-peruanos-para-experimentos-medicos
(12) Esterilización forzada en Perú, Le Monde Diplomatique, Buenos Aires, mayo 2004
(13) Esterilización forzada en Perú, Le Monde Diplomatique, Buenos Aires, mayo 2004
(14) https://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1041
(15) https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2012/02/19/en-mexico-mas-de-5-mil-experimentos-clinicos-con-humanos/
(16) http://www.ipsnoticias.net/2013/11/mas-de-2-500-muertes-en-ensayos-clinicos-en-india/
(17) https://actualidad.rt.com/actualidad/view/101102-gfk-farmaceutica-experimento-persona-medicina
(18) https://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PCAAB500.pdf
(19) Nssm 200 the Kissinger Report: Implications of Worldwide Population Growth for US Security and Overseas Interests; The 1974 National Security Study Memorandum

MPR21

Deja un comentario