La restauración perdió el 42% de su facturación en 2020

Comercio cerrado por COVID-19

El delivery y las terrazas amortiguaron parte del golpe, que se llevó por delante más de 15.000 millones en ingresos.

Las restricciones y los cierres de la restauración durante 2020 para controlar la pandemia en España se tradujeron en una pérdida del 42% de los ingresos que el sector generó en el año anterior, bajando hasta los 21.860 millones de euros, según los datos de la consultora NPD Group.

Una caída que supone cortar por lo sano la tendencia de crecimiento que esta actividad venía experimentando desde 2015. De hecho, como subraya la consultora, entre marzo y diciembre de 2020 se perdió todo lo ganado desde entonces pero multiplicado por cinco. También hubo un fuerte impacto en el nivel de visitas, con 2.900 millones menos, lo que equivale a una caída del 39%.

El estudio engloba los datos de diferentes ramas del consumo fuera del hogar. Por un lado la restauración comercial, tanto organizada como independiente; las ventas de la distribución alimentaria que no se consumen en el domicilio y también las de comida preparada; consumo en medios de transporte, hoteles, y ocio nocturno; o la restauración colectiva, como los comedores de trabajo, colegios o máquinas de vending.

Según NPD, el confinamiento estricto en España, transcurrido entre marzo y mayo, fue el culpable del 42% de los ingresos perdidos durante el año pasado, y eso que el sector pudo contar con el reparto de comida a domicilio, que amortiguó parte del retroceso. Los pedidos a través de webs y apps crecieron un 33% durante esos meses. Al cierre del año, el delivery duplicó su peso en el consumo fuera del hogar y alcanzó el 8% de todo el gasto, unos 1.750 millones de euros. La recogida en el local (incluidos los servicios de recogida en automóvil) también ganó peso y cerró 2020 con una cuota del 23,4% del total.

El comportamiento no fue lineal a lo largo del año. Durante el verano, cuando la pandemia dio cierto respiro, el consumo fuera del hogar recuperó parte del terreno y se ubicó en el 70% de los niveles de 2019, con un papel esencial de las terrazas. El estudio indica que siete de cada 10 establecimientos ya cuentan con una. Todo ello en un contexto en el que los hábitos de consumo cambiaron de forma radical, con una incidencia nunca vista del teletrabajo y una reducción de los desplazamientos.

Esto explica también el fuerte crecimiento de la comida preparada lista para comer de los supermercados, que duplicó su tamaño en 2020 hasta representar el 3% del gasto fuera del hogar.  También tuvo un mejor comportamiento la restauración organizada, sobre todo los formatos que no tienen servicio a mesa, sino que la comida se recoge en la caja y se consume en el local sin la presencia de camareros. El buen comportamiento de estos modelos, con un ticket normalmente más bajo, supuso una bajada del precio medio en el conjunto del sector del 4%.

“El 2020 ha sido un año largo, en el que nos hemos tenido que ir adaptando a cada fase y hemos ido incorporando nuevas rutinas y motivaciones. El final del túnel empieza a verse en el horizonte gracias a los planes de vacunas. Entender dónde, cuándo, quién y cómo se activa el consumidor será clave para capitalizar rápidamente la recuperación del sector tan pronto este comience”, analiza Edurne Uranga, directora de Foodservice de NPD en España.

5Días

Deja un comentario