El BdE explica por qué la deuda pública se disparó en España casi el doble que en Europa

Banco de España luz roja

El desplome económico en 2020 supuso casi la mitad del aumento de la deuda.

En 2020, España sufrió el mayor incremento de deuda pública de la zona euro. La ratio de deuda/PIB de las administraciones públicas (AAPP) experimentó un aumento de 24,4 puntos porcentuales, hasta situarse en el 119,9% del PIB, frente al incremento de 14,1 puntos porcentuales de la zona euro, hasta el 98% del PIB. Lo lógico sería pensar que España ha gastado mucho más dinero para combatir la crisis y como consecuencia su deuda se ha disparado mucho más. Sin embargo, son varios los factores a tener en cuenta.

En comparación con algunos países del entorno, las ratios de los principales países del área crecieron 10,1 puntos porcentuales en Alemania, hasta el 69,8%; 18,1 puntos porcentuales en Francia, hasta el 115,7%, y 21,2 puntos porcentuales en Italia, hasta el 155,8% del PIB, según se desprende del informe ‘La evolución de la deuda pública en España en 2020’, elaborado por el Banco de España. No obstante, en el caso de España la deuda ha seguido subiendo con intensidad en la primera parte de 2021, una subida que ha comenzado a corregirse por el fuerte crecimiento del PIB.

Déficit y contracción del PIB

El aumento de la ratio de deuda española en 2020 fue debido tanto al aumento del déficit público hasta el 11% del PIB, ante el impacto de los estabilizadores automáticos y de las medidas discrecionales tomadas para combatir la crisis sanitaria, como a la contracción del PIB en un 10,8% (del 9,9% en términos nominales). En la ecuación deuda sobre PIB, tan importante es el denominador (PIB), como el numerador. En 2020, como en todos las crisis, se produjo una ‘tormenta perfecta’ con un aumento del gasto (déficit/deuda) y un desplome de la actividad (PIB).

Según expone el informe del BdE, el aumento de 24,4 puntos (pp) de la ratio de deuda pública en 2020 se puede explicar de la siguiente manera. En primer lugar, el déficit público aportó 11 pp (2,9 pp en 2019), de los cuales 8,7 pp se debieron al saldo primario y los 2,2 pp restantes a la carga de intereses. En segundo lugar, la aportación de la contracción del PIB nominal aumentó la ratio de deuda en 10,5 pp del PIB (mientras que se redujo en 3,2 pp el año anterior). En tercer y último lugar, el ajuste déficit-deuda presentó una aportación positiva de 3 pp del PIB.

UE - Deuda PIB determinantes

En el área del euro los elementos que han contribuido a la variación de la deuda pública son similares, con la salvedad de que el efecto de la contracción económica ha sido menor que en España, según señala el organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos. Como es lógico, si España no hubiera sufrido una corrección del PIB tan intensa, el incremento de la deuda pública habría estado más cerca de la media de los países del euro.

¿Quién tiene la deuda?

En un contexto como el español, caracterizado por una elevada descentralización de las AAPP, resulta relevante analizar la distribución de la deuda pública por subsectores: Administración Central, Seguridad Social, Comunidades Autónomas (CCAA) y Corporaciones Locales (CCLL).

En concreto, la deuda de la Administración Central se situó en el 107,6% del PIB en 2020, 22,3 puntos porcentuales por encima del nivel de 2019, mientras que en el conjunto de las CCAA aumentó su ratio de deuda en 3,4 puntos porcentuales en 2020, hasta el 27,1% del PIB.

Por CCAA se observa una tendencia homogénea de empeoramiento de la deuda. En términos de su nivel, la ratio se situó entre el 15,1% (Canarias) y el 48,6% (Comunidad Valenciana) del PIB regional.

Desde una perspectiva internacional, la deuda de las CCAA españolas fue superior a la de sus homólogas del resto de los países de la Unión Europea en 2020, aunque a la hora de hacer esta comparativa hay que tener en cuenta que este subsector solo existe en otros tres países de la Unión (Alemania, Austria y Bélgica).

Por su parte, las CCLL (ayuntamientos sobre todo) aumentaron su ratio de deuda en 2020 en 0,1 puntos del PIB, hasta situarla en el 2% del PIB, si bien en términos nominales su endeudamiento continuó reduciéndose.

Además, el informe apunta que la deuda de las empresas públicas españolas que no forman parte del sector AAPP y, por tanto, no se incluyen dentro de la deuda PDE, se situó a finales de 2020 en el 3,4% del PIB (véase cuadro 6), al registrar un incremento de 0,6 pp, tras ocho años consecutivos de descenso.

De su lado, la deuda de las AAPP en manos de no residentes como porcentaje del PIB se incrementó en 2020, pero descendió su peso relativo con respecto al total del endeudamiento. Por su parte, el porcentaje de la deuda total en manos de residentes aumentó en el área del euro (hasta el 54,9%), con avances en Alemania, España e Italia, mientras que en Francia se redujo ligeramente.

El BCE compra más deuda

En marzo de 2020, el Banco Central Europeo (BCE) creó el Programa de Compras de Emergencia frente a la Pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) con el fin de contrarrestar los riesgos económicos derivados del Covid-19.

Debido a ello, en 2020 las compras netas de valores representativos de deuda por parte del Eurosistema en el conjunto de la zona del euro fueron muy superiores a las del año anterior, y alcanzaron los 323.000 millones de euros (la deuda en poder del BCE, en última instancia), frente a los 27.000 millones de 2019. Como resultado de las operaciones del Eurosistema, las tenencias de deuda pública española por parte del Banco de España se situaron en el 23,3% del total al cierre de 2020, el 27,9% del PIB.

El Economista

Deja un comentario